12/13 octubre

calendarioMBww

 

 

 

 

×

Advertencia

JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 593
Derbi muy trabajado el que se llevó el pasado sábado en la mañana el Bar Julio MB frente al Centro Médico Virgen de la Guía CBM por 48-61.
 
Nada bien comenzó el partido para los preinfantiles del MB.
Los nervios iniciales se apoderaban de los nuestros y CBM lo aprovechaba para marcharse 9-0 en el marcador.
Tras tiempo muerto llegó la reacción visitante. Molina Basket endosaba un parcial de 0-10 y se iba un punto arriba al finalizar el primer cuarto (9-10).
 
El segundo cuarto transcurrió con intercambio de canastas para ambos equipos, pero una reacción final por parte de los chicos del Bar Julio MB hacía que se fueran al descanso con 8 puntos de ventaja (20-28).
 
El tercer cuarto fue de absoluto dominio azul. Los del MB ajustaban la defensa y subían un punto de concentración y con un parcial de 3-16 parecía que el encuentro se rompía. Pero entonces llegó la relajación. En los dos últimos minutos del tercer cuarto los locales metían un parcial de 8-0 y recortaban la diferencia hasta los 13 puntos para finalizar este cuarto.
 
Y con la relajación llegaron los nervios. Los de verde volvían a meterse de nuevo en el partido y se llegaban a colocar a tan solo 6 puntos a falta de 4 minutos, pero una nueva reacción de los de Molina Basket hacía que terminaran llevándose el encuentro con el resultado final de 48-61.
 
Con esta nueva victoria Bar Julio MB sigue en lo alto de la tabla con un balance de 4 victorias y 0 derrotas.
 

FOTOS DEL PARTIDO

El equipo cadete femenino de Molina Basket ha completado en el pabellón Félix Rodríguez de la Fuente un partido irregular y muy mejorable frente a una AD Infante que vendió muy cara su derrota.

El triunfo molinense se fraguó en los primeros diez minutos con un parcial de 4-17, merced al dominio del rebote por parte de Bea y María que era transformado en puntos y a la astucia en la recuperación de balones por parte de Ángela.

El cambio en la estrategia defensiva de las locales nubló la productividad ofensiva del ACG MB, que estuvo 5 minutos sin anotar hasta que Silvia acertó con un tiro a tablero. Las murcianas no pudieron aprovecharse del bloqueo anotador azulón y una gran canasta de Elena dejaba un favorable 11-23 para los intereses de las nuestras al descanso.

Infante salió fuerte tras la interrupción y con dos canastas comprimió el marcador. La respuesta la dieron Bea y Elena, con dos auténticos canastones con tiro adicional. Pero las chicas de Antonio Saura no se daban por vencidas, y así, entre Elena Pérez y Clara Rubio se combinaron para anotar 11 puntos en apenas 5 puntos y llevar el partido al último período con un ajustado 28-32.

Molina no encontraba el camino al aro y los 14 puntos de ventaja máxima que habían tenido, se quedaban reducidos a tan solo 2 (32-34). Pero entonces 5 puntos consecutivos de Clau Mtnez. y un tiro libre de Ascen, unidos al desacierto de Infante desde el tiro libre terminaron por hacer caer la victoria del bando visitante por solo 3 puntos.

A pesar de sumar esta victoria, las chicas de JJ Piqueras han estado lejos de su mejor nivel. El próximo compromiso, ante CB Capuchinos, requiere que baje la cantidad de errores "no forzados" para poder luchar por ganarlo.

Dar la enhorabuena a nuestras chicas pero también a las de Infante por disputar hasta el último segundo. En un partido muy poco vistoso al menos hemos tenido intensidad e incertidumbre hasta el final.

Max García y Fran Pérez entrevistan a la nueva incorporación del Capitrans MB'99, Alfonso Capitán, que responde con sinceridad a las simpáticas preguntas que le hacen sus compañeros:

 

El equipo preinfantil de Molina Basket, Bar Julio MB, consiguió vencer el pasado domingo a AD Infante por 32-50 en un partido “raro” de los molinenses.

La falta de concentración e intensidad del calentamiento se trasladó minutos después al encuentro. Tan solo un par de arreones en el primer y tercer cuarto hicieron  que la ventaja se fuera a los 18 puntos.

El próximo partido de Bar Julio MB será el domingo a las 10:00 en el Polideportivo El Romeral frente a Basket Calasparra.

Los equipos junior y cadete masculinos que participan en los grupos A de sus diferentes categorías obtuvieron este pasado fin de semana sendos triunfos, si bien la forma para llegar a ellos fue totalmente distinta.

El Capitrans MB'99 impuso su juego ante un CB Águilas que tardó en entrar al encuentro, o mejor dicho, fue maniatado por el buen hacer de los jugadores de Ismael, que pusieron la directa tras el salto inicial y endosaron un gran parcial de 30-4 en los primeros diez minutos. Poco a poco los de la costa fueron entrando en el choque, especialmente tras el descanso, y acabaron con buenas sensaciones pese al 87-43 final.

Hay que destacar que el bando molinense contó con las bajas de José Mª de Carlos, Max García y Javi Vázquez. También el gran acierto de Jorge Ortega desde el triple. Con esta victoria (2-0) el Capitrans MB se aúpa al liderato del grupo, aprovechando que Capuchinos y Murcia disputaron un reñido duelo que se saldó con 60-54 para los colegiales. Capuchinos, Marme y Molina Basket son los tres invictos de la categoría. El próximo encuentro de los nuestros será dentro de 15 días ante EB Salesianos.

FOTOS DEL PARTIDO

Por su parte, el Loymaz MB'97 tuvo muchos más apuros para solventar su partido. Tras un primer cuarto en el que prevaleció la igualdad (17-18) con Alberto Díaz destacando en la pintura, Maristas, de la mano de un extraordinario Miguel Lloret, autor de 27 puntos y 4 triples, colocó un parcial de 10-22, para marcharse al descanso con un importante 27-40 en el electrónico. Caras de insatisfacción en Javi Piqueras y sus jugadores mientras marchaban hacia los vestuarios.

Sin embargo, una defensa mucho más activa, que incomodaba las acciones de los murcianos y que devolvía la confianza al cuadro molinense, provocó que el encuentro volviera a estrecharse y ya al término del tercer cuarto  el vencedor estaba en el aire (44-46). Como contratiempo, Emilio Juárez en una falta, se hizo una herida importante en el labio y estuvo varios minutos fuera de juego.

En el último cuarto, la conexión archenera Francis Ibáñez-Iván Ríos del Loymaz MB, sin menospreciar el enorme trabajo de todos sus componentes, propició el parcial definitivo, con varios triples. Ríos anotó 17 tantos después del descanso. Así, los molinenses se llevaron no solamente un trabajadísimo triunfo, sino una renta de 11 puntos que puede tener mucha importancia al final de la liga regular.

FOTOS DEL PARTIDO

El Urb La Alcana MB logró una clara victoria en el Pabellón Serrerías ante el AB Ceutí por 65-35. La amplitud del resultado no empaña el consistente trabajo colectivo del Junior’98 de Molina Basket, que fue capaz de mantener una elevada intensidad en su juego desde el primer minuto hasta el último.

El Urb. La Alcayna MB acusaba la baja de Ángel Buitrago. A esto había que sumar que el AB Ceutí se presentaba como un rival incómodo. La pasada campaña en categoría cadete hubo un total de seis enfrentamientos contra diferentes equipos de Molina Basket con un saldo de 3 victorias para cada club. Además, un reciente amistoso de pretemporada finalizó con un ajustado 49-58 para los molinenses, lo que hacía presagiar un partido nada fácil.

El encuentro comenzó con una canasta de Pablo Serrano. El Urb. La Alcayna MB tomó la delantera en la primera acción del partido y no volvió a cederla. Continuando con la buena línea de labor colectiva iniciada en Yecla, el Junior’98 de Molina Basket realizó un gran trabajo defensivo en el arranque de partido. En ataque, Sarabia encadenó tres canastas sin fallo; además volvió a aparecer la mejor versión de David Gómez; tras dos partidos con poco acierto, aportó 11 puntos y 5 rebotes ofensivos ante Ceutí.

Dos triples casi consecutivos, uno de Kiko Gálvez para Molina Basket y otro del AB Ceutí sobre la bocina, dejaron el marcador en 18-8 al final del primer cuarto.

Los visitantes intentaron reaccionar en el segundo período, pero dos nuevos triples de Molina Basket –uno de Pablo Fernández y otro de Kiko Gálvez- abrieron brecha entre ambos equipos. Al acierto exterior de Molina Basket se unió la sobresaliente labor en el rebote ofensivo: Juan Carlos Murcia (con 11 capturas, 9 de ellas en ataque) y Paco Ruiz (con 13 rebotes, 6 ofensivos) destacaron en este apartado. Gracias a esto, el partido llegó al descanso con un cómodo 34-18 para los locales.

En el tercer cuarto, el Urb. La Alcayna MB mantuvo el nivel de exigencia. Liderado por un sólido Jorge Romero, el equipo molinense consiguió un parcial de 12-2 que amplió la distancia a más de veinte puntos a su favor. Al igual que la semana anterior, la amplia rotación del Junior’98 de Molina Basket aseguraba un alto ritmo de juego.

Sólo una leve fase de relajación entre el final del tercer cuarto y el principio del último frenó el partido. Asumieron entonces mayor protagonismo los hombres interiores del Urb. La Alcayna MB; Luis Molina y los hermanos Mateo López entraron más en juego. Así, Pedro y Antonio sumaron muchos puntos en los minutos finales del partido.

Con el triunfo ya decidido, el epílogo fue una sucesión de tiros libres en uno y otro aro, con intensidad pero poca precisión en el juego por parte de ambos conjuntos. Con 65-35 se llegó al final de un encuentro notable por parte de los Junior’98 de Molina Basket.

La amplitud del marcador no debe entenderse como un partido fácil, sino como el resultado de un trabajo colectivo constante durante cada uno de los cuatro cuartos.

FOTOS DEL PARTIDO

El Cadete’00 de Molina Basket no consigue carburar. En la segunda jornada del campeonato, el equipo entrenado por Juan Antonio Pujante fue derrotado en El Romeral (33-53) por Jesuitinas. Fue un partido dominado desde el inicio por el conjunto visitante; sólo en un vibrante arranque del tercer cuarto, La Pizzería MB dio la sensación de poder competir por la victoria.

Al igual que sucedió en el primer partido de liga, el Cadete’00 MB acusó mucho los nervios en el comienzo. Las imprecisiones en las acciones de ataque hicieron que los molinenses tardasen casi cinco minutos en anotar su única canasta en juego en el primer cuarto; también se manifestó ese estado de inseguridad en la línea de tiros libres, desperdiciando todos los lanzamientos (ocho) en este período. A pesar de ello, una buena actitud defensiva dejó el marcador  en un escueto 2-9 al final de los primeros diez minutos.

Una canasta de Adrián Martínez y dos tiros libres de Adrián Barroso acercaron a La Pizzería MB. El conjunto de Jesuitinas reaccionó; aprovechando la superioridad física de algunos de sus jugadores, lograba anotar cerca de canasta, ya fuese gracias a penetraciones o mediante rebotes ofensivos.

Los esfuerzos individuales de Molina Basket en ataque no resultaban suficientes para contrarrestar el empuje rival. Con 14-30 en el marcador se llegó al descanso.

En la reanudación, La Pizzería MB ofreció sus cinco mejores minutos en lo que va de temporada. Una excelente labor defensiva del Cadete’00 de Molina Basket mantuvo a Jesuitinas cinco minutos sin anotar. En el apartado ofensivo, el acierto de Pablo Malia, Gorka Bueno y Jorge Cruz (máximo anotador local con 9 puntos) situaron el resultado en un ilusionante 20-30.

Ángel Villaescusa, Jaime García y Javier Martínez (que debutó como jugador de Molina Basket) dieron continuidad al trabajo colectivo; el rival sólo consiguió una canasta en juego en el tercer cuarto. Sólo las precipitaciones y la falta de organización en ataque impedían a La Pizzería MB avanzar en su remontada.

A pesar de que el último cuarto se abrió con un parcial de 0-8 favorable a Jesuitinas, sendas canastas de Gorka Bueno y Edu Rodríguez de la Vega unidas a un triple de Jota Meseguer reavivaron las esperanzas molinenses.

Pero un nuevo parcial de 0-8 para Jesuitinas volvió a establecer una diferencia de veinte puntos a su favor, decantando claramente la victoria. El esfuerzo de jugadores como Fulgen López o Álvaro Gomariz en los minutos finales apenas pudo mantener la distancia. El 33-53 definitivo refleja la distancia entre un equipo pleno de confianza, como Jesuitinas, y otro, como La Pizzería MB, que no consigue dar continuidad a sus mejores fases de juego.

El domingo se pudo ver un buen partido en el Serrerías entre el Capitrans MB y Basket Cartagena Junior, que acabó decantándose de parte de las portuarias por 51-67.

Las rivales de nuestras juniors-seniors son las principales candidatas a hacerse con el título en la categoría junior regional y dieron muestra de una gran circulación de balón y un buen acierto desde el perímetro. Las de Kini Hernández, por su parte, con menos estatura, tuvieron que hacer uso de otras armas, especialmente de la velocidad.

Con la baja fundamental de Mari Cruz Gómez, las molinenses se repartieron la faena de la anotación y dejaron mucho del peso del rebote en manos de una Gloria Vicente que parecía que tenía un imán en sus manos.

La aparición de Mar Villalón en el tercer cuarto así como unas buenas acciones de Macon Manzano acortaron la desventaja de una decena de puntos con la que se había llegado al descanso y la dejaron en solamente 4, a mediados del tercer cuarto.

La entrega de Alba, Celia y de las hermanas Nicolás y el pundonor de la siempre brava Mar Aguilar consiguieron mantener a las cartageneras a raya, hasta que las fuerzas azulonas no dieron para más y la diferencia se amplió hasta los 16 puntos finales.

También participó la cadete Silvia, que aportó algunas canastas de mérito, incluido un triple, pero que como el día anterior con las cadetes volvió a terminar antes de tiempo el choque, al ser eliminada por 5 faltas personales.

A pesar de la derrota, buen sabor de boca el que dejó el primer equipo femenino de Molina Basket en su estreno en la competición. Esta semana visitará a La Alberca Senior, con ganas de sumar el primer triunfo.

FOTOS DEL PARTIDO

 

El Junior’98 de Molina Basket se impuso en su visita al RD Yecla por 37-47. Fue un choque muy disputado en el que El Urb. La Alcayna MB puso sobre la cancha todo lo que le había faltado la semana anterior. Los molinenses se llevaron el triunfo dando una imagen radicalmente distinta a la de la primera jornada: un bloque con una gran actitud que ha sabido reconstruirse para lograr una victoria trabajada durante todo el partido y rematada en un sensacional último cuarto.

El encuentro empezó muy mal para el Urb. La Alcayna MB. Tras lograr la primera canasta para Molina Basket, Ángel Buitrago se lesionó en el tobillo y tuvo que abandonar la pista. Así, el Junior’98 perdía a su máximo anotador en los partidos anteriores en el primer minuto de juego.

El equipo se recompuso rápidamente: un excelente trabajo colectivo en defensa y la aportación en ataque de Sarabia y Juan Carlos Murcia permitió a Molina Basket marcharse con una pequeña ventaja al final del primer cuarto (8-9).

En el segundo período, RD Yecla arrancó mucho más entonado y retomó la iniciativa en el marcador a cinco minutos del descanso (15-11). Ya en esta fase comenzó a verse que la rotación molinense era más amplia que la yeclana; a pesar de la lesión de Buitrago, los otros once jugadores de Molina Basket permitían repartir mejor esfuerzos y faltas personales que los ocho utilizados por el conjunto de Yecla. De este modo, el trabajo de jugadores como Luis Molina, David Gómez y Kiko Gálvez en este cuarto resultó fundamental para el desenlace del partido.

El impulso del Urb. La Alcayna MB justo antes del descanso sirvió para dar la vuelta al resultado con un parcial de 3-12 y llegar al intermedio con un favorable 18-23.

El guion volvió a repetirse en la segunda mitad. El RD Yecla tomó la iniciativa: más acertado en ataque y más concentrado en defensa, el equipo local recuperaba el control del partido paulatinamente. El Junior’98 de Molina Basket atravesó un momento complicado. A los despistes defensivos se unió una mala selección de tiro en ataque, donde tampoco se acertó desde la línea de tiro libre, con un triste porcentaje del 10% en este cuarto. El marcador quedó 37-28 para los locales al final del tercer período.

El arranque del último cuarto fue un tenso compás de espera. Ninguno de los dos equipos conseguía anotar y el marcador no se alteró durante casi cinco minutos. No obstante, el Urb. La Alcayna MB estaba realizando un trabajo que resultaría fundamental para el desenlace. Jugadores como Pablo Serrano, Pablo Fernández, Paco Ruiz o los hermanos Antonio y Pedro Mateo impusieron un nivel de intensidad muy alto al duelo, lo que terminó de desgastar al equipo local.

La remontada se concretó en unos cinco últimos minutos inolvidables para los molinenses. Ante un rival mermado por el cansancio, el Urb. La Alcayna MB encadenó una serie de canastas de diferentes jugadores, en estático y en rápidas transiciones. Lo más importante fue que mantuvo una sobresaliente tensión defensiva sin dar concesiones al conjunto yeclano.

El partido entró con el marcador igualado en los últimos dos minutos (37-37), pero para entonces ya sólo quedaba un equipo en la pista. Entre las faltas acumuladas y la corta rotación, el RD Yecla no pudo oponer resistencia a Molina Basket.

Jorge Romero asumió la responsabilidad, anotando cinco puntos decisivos en este período. Un triple suyo puso por delante a los molinenses y marcó el punto de inflexión definitivo en el choque. Sarabia (que acabó con 17 puntos) y Juan Carlos Murcia (con 11 puntos, 12 rebotes y 8 faltas recibidas) sentenciaron el partido.

El 37-47 final deja para el recuerdo el parcial del último cuarto (0-19) y, de cara al futuro, la certeza de que el Urb. La Alcayna MB tiene un potencial mucho mayor del demostrado en la primera jornada… Siempre que juegue como un equipo.

El equipo La Pizzería MB pagó un severo peaje en su estreno en la categoría Cadete. En su primer partido oficial de la temporada, su visita a San José de la Vega se saldó con un incontestable 95-32 a favor de los locales.

Varios factores decantaron rápidamente el triunfo. A la superioridad física de San José, se le unieron las bajas molinenses: de los diez disponibles, algunos habían tenido problemas de salud el día anterior. A esto se añade que para la mayoría de los jugadores de Molina Basket era su primer partido contra un equipo cadete; para muchos era incluso su debut en un encuentro oficial.

El Cadete’00 de Molina Basket sólo fue capaz de competir durante los dos primeros minutos, en los que incluso gozó de una pequeña ventaja (0-2) gracias al buen arranque de Jorge Cruz. A partir de ese momento, San José de la Vega presionó a toda la pista y pasó a dominar el encuentro con claridad. La superioridad física de los locales provocó múltiples pérdidas de balón por parte de los molinenses. Unos minutos de caos y desconcierto fueron suficientes para que el marcador se situase en 19-3 a mitad del primer cuarto.

La entrada en pista de Jota Meseguer devolvió la serenidad a Molina Basket, que no sólo detuvo la hemorragia de puntos recibidos, sino que recortó distancias. Un robo finalizado con canasta de Jota en el último segundo dejó el marcador en un esperanzador 23-10 al final del primer período.

Sin embargo, según avanzaba el partido, el factor físico resultó decisivo. La defensa presionante de San José agotó la energía de la rotación del Cadete’00 MB; a los problemas para organizar el ataque también se unió el control del rebote, que siempre caía en manos de los locales. Molina Basket, nervioso y desconcertado, recibió entonces un decisivo parcial de 22-0 que decantó la victoria antes del descanso.

En esta fase tan complicada, destacó el esfuerzo de Edu Rodríguez, muy combativo todo el partido, y de Ángel Villaescusa, que anotó tres puntos casi consecutivos para cerrar el segundo cuarto (51-19).

En la segunda mitad, el escenario no cambió demasiado. San José de la Vega nunca rebajó su nivel de intensidad y la brecha entre ambos conjuntos aumentaba paulatinamente. La Pizzería MB optó por repartir equitativamente los minutos entre sus jugadores disponibles.

Así, todos los debutantes, como Álvaro Gomariz, tuvieron un primer contacto con la competición. Otros, como Jaime García o Gorka Bueno, incluso lograron anotar sus primeros puntos con la camiseta de Molina Basket.

Gracias a la participación de todos ellos, el equipo molinense mantuvo un buen nivel de intensidad. Ejemplo de esto fue el soberbio esfuerzo de Pablo Malia: se batió con jugadores superiores físicamente todo el encuentro firmando 9 puntos y varios tapones, alguno de ellos memorable. En los últimos minutos también emergió la figura de Fulgencio López; sus ganas de luchar hasta el final tuvieron como recompensa un sensacional triple que dejó el resultado definitivo en 95-32.

En su estreno en la categoría Cadete, La Pizzería MB descubrió el alto nivel de exigencia que tendrá la competición este año, lo fuertes que serán algunos rivales y lo importante que resultará jugar al cien por ciento cada minuto. Por suerte, todas estas lecciones fueron dadas en la primera jornada.

Ahora queda una temporada completa por delante para seguir trabajando y demostrar que este equipo sabe aprender de sus errores.