13/14 abril

web4 

 

 

 

JJ Piqueras

El Irish Summer 2019 de Molina Basket volvió a ser un éxito dentro y fuera de las canchas de baloncesto. A pesar de que la expedición de nuestro club fue más reducida que en otras ocasiones, Ainoa Giménez, Jorge Serrano y Lucía Malia han tenido la oportunidad de conocer, entrenar y jugar con chicos y chicas de Irlanda, Reino Unido y Estados Unidos. Además, han acumulado experiencias fuera de la pista que seguro conservarán mucho tiempo en la memoria.

 

Además, hemos tenido la inmensa suerte de contar con un extraordinario grupo de chicas de San Blas, de Alicante. Tanto las cinco jugadoras (Lucía Zurita, Patricia Varela, Paula Vicent, Marta Zurita y Lucía Vicent) como la entrenadora, Lydia Muñoz -que también entrena en Yecla- han sido el complemento perfecto para que el viaje haya sido una experiencia fantástica.

Tanto la gente de Molina Basket como de San Blas, jugadores y entrenadores, han formado un grupo sensacional. Del mismo modo que se dice que el viaje ha sido un éxito, hay que subrayar que sin ellos habría sido imposible. Muchas gracias a todos por estos días.

 

irish191Al igual que en años anteriores, el viaje tenía como ejes principales el campus Hard 2 Guard y el torneo internacional Holiday Hoops. Además de los jugadores, varios entrenadores colaboraron como monitores en el campus. Javi Piqueras, Javi Vázquez y Lydia Muñoz tomaron parte dirigiendo sesiones de entrenamiento y siendo responsables de grupos de trabajo con niños y niñas de Belfast.

 

Esta edición ha estado cargada de novedades. La principal fue el traslado a Donegal, donde se prolongó su estancia cuatro días más. Ha sido la primera vez que nuestra expedición se traslada varios días fuera de Belfast y la experiencia resultó muy positiva: a los partidos de baloncesto se sumaron visitas a lugares fascinantes y actividades acuáticas en la playa.

Viene a continuación un diario (resumido) de esta inolvidable experiencia.

Domingo 4 de agosto

Viaje en avión desde Alicante a Belfast. Tras instalarnos en la residencia del Victoria College, aprovechamos la tarde para comer en Drumglass Park (muy cerca de la residencia) y visitar algunos lugares emblemáticos de la capital, como el Methody College (sede principal del campus y del torneo), la Universidad de Queen's y el Jardín Botánico.

Por la noche, hubo una cena típica de Fish&Chips con organizadores del campus y entrenadores americanos.

 

Lunes 5 de agosto

Primer día del campus Hard 2 Guard. Nuestra expedición se incorporó a sus respectivos grupos de trabajo. Las chicas tenían como entrenador principal a Jim Shields, de Philadelphia, mientras que Jorge Serrano estaba con Brandon, de Kentucky.

Por la tarde, se disputaron los primeros partidos. El primer partido fue femenino, enfrentando a las Ulster Rockets de Belfast con ESCO California; el conjunto irlandés invitó a dos de nuestras jugadoras, Lucía Malia y Lucía Zurita, a participar en el encuentro. También tomó parte la entrenadora Lydia Muñoz. En el segundo encuentro, Jorge Serrano formó parte de un combinado del campus que se midió al conjunto masculino del ESCO California.

 

Martes 6 de agosto

Tras el segundo día de campus, las chicas tuvieron dos partidos. Iniciaron la tarde contra un potente combinado U-20 de Estados Unidos, el East Coast Stars, formado por jugadoras de Nueva York, Baltimore y Philadelphia. Las americanas ofrecieron un nivel del baloncesto sensacional; sin embargo, nuestras chicas hicieron un buen papel y no perdieron la cara ante un rival muy superior.

El siguiente partido también tuvieron un contrincante estadounidense: las chicas U18 del ESCO California. Al contrario de lo que sucedió contras las americanas de la Costa Este, fueron las nuestras quienes superaron con claridad a las californianas en el duelo más cómodo de todos los que disputaron en tierras irlandesas.

 

irish192Miércoles 7 de agosto

La tercera jornada de la semana sirvió de descanso para las chicas. Tras los entrenamientos del campus, estuvieron por el centro de Belfast visitando el mercado St. George's, el Ayuntamiento, el Jardín Memorial del Titanic y dando un paseo por el río Lagan.

Los chicos en cambio tuvieron una tarde intensa. Junto a Javi Vázquez (también invitado para ese día), Jorge tomó parte en varios partidos que enfrentaron a los chicos de California y del campus contra equipos de Drogheda y Dundalk.

 

Jueves 8 de agosto

Después de las sesiones del campus, las más jóvenes del grupo, Lucía Vicent y Marta Zurita, jugaron con un combinado del campus contra una preselección U14 de Irlanda del Norte.

Tras la cena, se jugó el partido más vibrante de toda la semana contra el conjunto local de las Ulster Rockets. En un choque para el recuerdo, nuestras chicas U-16 con el refuerzo de Lydia se midieron a las anfitrionas que sumaron varias jugadoras senior a su equipo junior. Aunque las de Belfast se mostraron superiores al principio, una espectacular remontada hizo que el choque llegase igualado al último cuarto. En los minutos decisivos, las Molina Basket y San Blas se impusieron con una actitud extraordinaria y una capacidad competitiva sobresaliente.

Tras el trepidante encuentro, los chicos disputaron un partido amistoso con jugadores senior de Belfast.

 

Viernes 9 de agosto

El último día del campus estuvo marcado por la ceremonia de clausura, en la que varias personas de nuestra expedición recibieron premios otorgados por los entrenadores por su trabajo a lo largo de la semana.

Por la tarde, Jorge y Javi volvieron a jugar, esta vez invitados por el equipo de Dundalk.

Como colofón a la semana, se celebró el tradicional Céilí, un baile popular irlandés en el que participaron jugadores y entrenadores.

 

Sábado 10 de agosto

Día del torneo internacional femenino U18 Holiday Hoops. Nuestras chicas, por los resultados acumulados durante la semana, llegaron el sábado clasificadas para semifinales. Sólo faltaba decidir el primer puesto del grupo contra el equipo favorito, Titans de Galway, En otro encuentro de menos a más, una nueva remontada sirvió para confirmar el liderazgo en el grupo.
La sorpresa llegó en semifinales donde el Donegal Town aprovechó nuestra pésima primera mitad para abrir una brecha que no pudo ser remontada. Un desenlace amargo e inesperado. No obstante, el bagaje fue muy positivo para un grupo de chicas U16 sin bagaje previo como equipo en un torneo U18 contra algunos de los mejores equipos de la isla de Irlanda.

Concluido el torneo, dimos un último paseo por el centro, visitando Victoria Square y despidiéndonos del siempre majestuoso City Hall de Belfast.

irish193Domingo 11 de agosto

Antes de partir a Donegal, nos acercamos a Stormont, un inmenso recinto donde se encuentra la sede del Parlamento, un castillo y varios edificios oficiales.
Después del almuerzo salimos hacia Donegal, donde llegamos a primera hora de la tarde. El alojamiento, Bluestack Centre, se situaba en un espectacular enclave natural. Aprovechamos antes de cenar para recorrer parte de la ruta Bluestack Way y ver el atardecer en un marco incomparable. Caballos, vacas, cabras y ovejas se acercaban a nosotros con curiosidad mientras asistíamos a una fabulosa puesta de sol.

 

Lunes 12 de agosto

A primera hora de la mañana visitamos Slieve League, donde se encuentran los mayores acantilados de Europa.

Luego nos trasladamos a la ciudad de Donegal, donde las chicas jugaban curiosamente contra el equipo con el que se habían medido el sábado en el torneo, el Donegal Town. Sin ser un encuentro brillante, sí pudieron sacarse la espina y superaron con autoridad a las irlandesas.

Para cerrar el día, estuvimos en Bundoran, una bonita ciudad junto al mar. Con Anthony Flores como anfitrión de lujo, pusimos el colofón a una larga jornada con una partida de bolos donde los entrenadores, en especial Javi Piqueras, demostraron su maestría.

 

Martes 13 de agosto

Anthony Flores organizó para el grupo una estupenda jornada en Sligo, donde el entrenador americano se ha establecido en las últimas temporadas. Allí el grupo disfrutó del mejor día del viaje (18º junto a la playa) y aprovecharon para hacer surf en la bahía de Strandhill, uno de los referentes de los deportes acuáticos en Irlanda.

A pesar del cansancio de tres horas de agua, olas y tabla de surf, todavía hubo fuerzas para un último partido contra las Ballina Pacers. En una segunda mitad llena de acierto, la expedición se despidió con una exhibición ante su último rival.

 

Miércoles 14 de agosto

Viaje de Belfast a Alicante. El último día fue una jornada de traslado, maletas y aeropuerto. El cansancio no impidió que el grupo conservase el ánimo para, incluso, cantar y bailar durante las esperas. Ya en el avión, fue el momento para dormir y recuperar (parte de las) fuerzas.

Tocaba despertarse al llegar a Alicante, tras 11 días llenos de aventuras y experiencias inolvidables.

Por Juan Antonio Pujante, director deportivo de Molina Basket

Algo muy especial tiene que haber pasado para que lo extraordinario se haya convertido en lo habitual. El X Campus MB ha sido el mayor reto a nivel de organización del club desde el día en que las inscripciones se abrieron. En catorce horas hubo que bloquear la web porque el número de inscritos era más de un 150% del total previsto. En catorce horas y sin que hubiese mediado ningún tipo de promoción. Después de más de 50 eventos organizados en estos años, había sucedido lo inesperado. Y la frase que más se repitió en esos días fue: “Seguro que todo sale bien.” 

Lo extraordinario convertido en lo habitual.

 

Hay cosas que se guardarán en el fondo de un cajón porque hoy no es el momento de contarlas, pero sólo las personas que han trabajado para que el Campus saben a todo lo que han renunciado para que esto salga adelante. Desde el personal del PDM de San Javier hasta los monitores, todos han hecho esfuerzos que todavía hoy son complicados de explicar, difíciles de entender, imposibles de agradecer.

 

Y ha habido fallos. Por supuesto. Pero cada problema es una oportunidad para encontrar soluciones, para aprender. Enseñamos a los jugadores a no frustrarse con los errores, sino a aprender de ellos. Y esa es la parte que tampoco tenemos que olvidar los monitores. Si algún día el Campus MB sale perfecto, tendremos un grave problema: habrá que pensar cómo mejorarlo para la siguiente edición.

 

Se mezclan sentimientos de orgullo y de agradecimientos infinitos hacia árbitros y entrenadores que durante la temporada no son de Molina Basket, pero que han contribuido decisivamente para que esto haya sido posible. Es de locos pensar que hay personas que entrenan en otros clubes y que han pedido días libres en su trabajo para pasarlo en nuestro Campus. Sus vacaciones han sido estar con nosotros. Y no es la primera vez que lo hacen. Ni la última. De nuevo, lo extraordinario parece lo habitual.

 

A los chicos y a las chicas que han participado en el Campus aún costaría explicarles la magnitud de estas cosas. Su suerte es que todavía no les toca entenderlo ni valorarlo. Lo que les toca es ser buenos compañeros, hacer amigos de esos que duran toda la vida, ser felices y hacernos felices a los demás. Disfrutar cada día, cada momento. Y eso lo han hecho.

Ha sido posiblemente el mejor campus en cuanto a comportamiento y actitud de los últimos años. Seguro que alguno de los chicos se sorprenderá al leerlo, pero es así. Porque los monitores llegamos el primer día sabiendo que cada día habrá que llamar la atención mil veces, mil correcciones, mil rectificaciones; también habrá consejos y charlas paternales, explicando el porqué de las cosas. Eso lo sabemos desde el primer día. Incluso desde antes. Lo fundamental es que todos esos momentos tengan sentido y su sentido es que los chicos y las chicas entiendan que todo es por su bien. Y que intenten mejorar. Eso lo hemos visto en ellos y en ellas durante este Campus. No hay mayor satisfacción que esa.

 

El momento de la clausura es el reflejo de esta semana en San Javier. Los abrazos y las lágrimas. En muchos casos, son personas que no se conocían la semana anterior y, siete días después, ya no quieren separarse nunca.

 

Estos días hemos tenido a un monitor americano. En más de 20 años como entrenador de baloncesto, Anthony ha estado en países de todo el mundo, desde Estados Unidos a Japón. De camino al aeropuerto, ya hablaba del Campus MB con la misma ilusión que lo hacemos nosotros. Pidió varias veces poder venir el próximo año porque esto era diferente a todo lo que él había conocido: “your club is more like a family”.

 

El verdadero milagro es conseguir que cada uno sacrifique algo propio para dar lo mejor de sí a los demás. Algo extraordinario que en este club se ha convertido en lo habitual.

Gracias infinitas a todos

Lucía Malia es mucho más que una jugadora. Nacida en 2003 y federada desde la categoría benjamín, ha acompañado a Molina Basket desde sus inicios. En muchos sentidos, el club y Lucía han crecido juntos hasta convertirse en lo que son hoy: Molina Basket es un referente en el deporte de la Región y ella, una referencia dentro del club.

El X Campus MB será su octava participación consecutiva. Supone un récord que sólo compartirá con otro protagonista indiscutible de la joven historia del club: Joaquín Díaz (2004).

Pregunta: ¿Qué tiene de especial el Campus MB para venir cada verano?
Respuesta: Es la mejor semana del año. Pasas unos días geniales con tus compañeros. Aunque no hayamos estado mucho juntos durante la temporada, llegamos allí y tenemos un buen rollo increíble. Además, en cada campus conoces gente nueva. En mi caso, mis mejores amigos están ahí.

P: En estos años, habrás vivido muchas anécdotas. ¿Recuerdas alguna?
R: Es difícil recordar anécdotas en concreto. Son muchos los momentos que me vienen a la cabeza. Cosas sueltas y siempre divertidas.
En uno de mis primeros campus, los más pequeños dábamos el dinero a los entrenadores para que lo guardasen. Bujeque era el encargado y nos gastó la broma de que lo había perdido. Ahora es divertido recordar que nos agobiamos muchísimo.
Otro año perdimos las llaves de la cabaña. Faltamos a un entrenamiento buscándolas y al final decidimos entrar por una ventana. Después de todo el lío, encontramos las llaves en el césped, justo al lado de la cabaña.
Me acuerdo de momentos en los que me divertí mucho, como guerras de globos de agua en el campo de fútbol, noches zombi,… Un montón de buenos recuerdos.

P: Haciendo memoria de todas las ediciones, ¿cuál sería tu cabaña ideal?
R: He conocido a tanta gente increíble y he hecho tantas buenas amigas que sería imposible poner a todas en una cabaña. Sin embargo, Lucía Illán y Lucía Victoria son las que no podrían faltar, porque son con las que más años he compartido cabaña.

P: ¿Y tus monitores preferidos?
R: Tengo buen recuerdo de muchos, pero me quedaría con los que nos dejaban quedarnos un poco más tarde hablando por las noches: Diego, Andrés Manzano, Sergio Callejón,…

P: ¿Qué parte es la que más te gusta del Campus?
R: Me gustan los entrenamientos de la mañana, sobre todo, cuando son de tiro y situaciones de partido. También me encantan las competiciones de la tarde y, por supuesto, las actividades nocturnas.

P: ¿Y las siestas?
R: Por supuesto. Las siestas son la esencia del campus. Siempre se hacen reuniones de mucha gente. Es el momento de conocerse mejor y ponerse al día. Se refuerzan mucho las relaciones.

P: Así se hace un buen grupo dentro del Campus.
R: Dentro y fuera, porque muchos quedamos y mantenemos el contacto después.

P: En San Javier, jugaste hace unos meses contra la selección de Irlanda del Norte. 
R: Fue un partidazo. Ese día éramos sólo seis jugadoras. Primero jugamos contra CB Ilicitano; era un equipazo que nos había barrido unos meses antes, pero ese día le ganamos. Épico. Luego fue el partido contra Irlanda del Norte; perdimos por poco y seguramente fue lo mejor que hemos hecho esta temporada.

P: Y en agosto vas con Molina Basket al campus en Belfast. ¿Qué esperas de ese viaje? 
R: Aprender mucho de los clubes de allí, conocer gente nueva y pasarlo muy bien con los compañeros de España.

P: ¿Cómo se puede mejorar el Campus MB de San Javier?
R: No sé si la palabra “mejorar” es la apropiada, pero si pudiese pedir algo, elegiría que las actividades nocturnas durasen más tiempo.

P: Tú eras la única niña en edad benjamín en tu primer campus, pero ahora hay muchas. ¿Qué les dirías a ellas?
R: Les diría que es una semana para divertirse, para jugar a lo que más te gusta con tus amigos y para conocer gente nueva. Yo, por ejemplo, conocí a una de mis mejores amigas en el Campus MB y es de otro club. Agradezco muchísimo tener una semana al año con ella.

P: Algunas de tus compañeras mayores son ahora monitoras del Campus. ¿Te ves de monitora en el futuro?
R: Sí, me gustaría mucho.

P: Para terminar, ¿cuál ha sido tu edición favorita del Campus?
R: Cada año que pasa me gusta más, así que diría que el mejor fue el IX Campus, el año pasado.

P: Según esa regla, el X Campus va a ser el mejor.
R: Eso es.

 

El equipo preinfantil Manzano Funcional Life MB levantó la copa de Campeón en Yecla, tras dos impecables encuentros y repitiendo lo que hace 4 años ya consiguió nuestro club en Alcantarilla con los chicos que entonces entrenaba Emilio Bujeque.

SEMIFINAL

Llegaban los pupilos de Joaquín Rodríguez y Carlos Moyano al pabellón José Ortega Chumilla, como primer clasificado en la liga regular, pero con la incertidumbre que crea enfrentarse al equipo anfitrión y más siendo esta, la única cancha donde el equipo había perdido lejos de territorio molinense.

Sin embargo, el nerviosismo no hizo mella en nuestros chicos que comenzaron un 7-0 de parcial, gracias a un inspirado Enrique Beltrán que con un triple, hacía al entrenador local pedir tiempo muerto. Tras este, el RD Yecla comenzó a entonarse y lograba sus primeras canastas poniendo el 5-9 en el marcador. Un acercamiento que fue cortado rápidamente con canastas rápidas en el contraataque de Ancor y Ferrer, que hacían finalizar el cuarto con un 6-18 para los nuestros.

Comenzaba el segundo cuarto con un quinteto totalmente diferente, que se vio sorprendido por la velocidad y el acierto de los yeclanos, que con un parcial de 8-0 se acercaban hasta el 14-18, parado rápidamente por Joaquín. El tiempo muerto, permitió a los nuestros replantear la situación y aunque el acierto de los locales proseguía, la superioridad en el rebote de Jorge Hernández y Fran Espín, ayudaban a poner tierra de por medio y a llegar al descanso con el marcador de 16-29.

Tras el paso por vestuarios, surgiría la figura de Fran Gomariz para romper el partido. Con un ataque constante sobre el jugador más importante de Yecla, consiguió desquiciar a este haciéndole cometer la quinta falta personal. Este factor junto con el trabajo en el rebote de Joaquín Vidal y la defensa de Ancor García ponía una clara ventaja para los visitantes de 28-49. En un último cuarto sin mucha historia, los chicos del Manzano Funcional Life MB, impusieron su superioridad física ampliando la ventaja hasta el 32-64 final.

FINAL

Una historia completamente diferente se esperaba en la mañana de domingo, entre 2 equipos que durante la liga regular, habían conseguido ganar con claridad uno en casa del otro. Comenzó el partido de tú a tú, mostrando cada equipo sus cartas para ganar el partido, con un Molina que dominaba en el contraataque pero que se veía superado con el tiro exterior del CB Alhama. Un periodo muy igualado que los nuestros terminaron ganando por sólo 2 puntos, tras tiros libres de Enrique Beltrán (12-10) y gracias al tempo de Jorge Hernández.

Tras este primer acto, el segundo no defraudó tampoco a un público entregado, que no paró de animar desde que llegó al altiplano. El CB Alhama, comenzaba el cuarto anotando de fuera y poniendo la diferencia mínima en el marcador un 13-12 que fue contestado rápidamente por el tirador del equipo José David Molina, con un triple. El trabajo bajo los aros de Pablo Ferrer y Fran Gomariz, junto con el coraje y los robos de balón de Mario de Haro permitían a su compañero, Mario Escamez anotar al contraataque fácilmente y poner las primeras diferencias en el marcador, para llegar al 30-22 en el descanso.

Este marcador, hacía pensar que esperaba una segunda parte vibrante e igualada, más cuando Alhama comenzaba anotando para poner el 30-24. Pero uno de los factores clave de esta gran victoria, estaba a punto de aparecer, Javier Cabello. El alero anotó la friolera de 13 puntos en este cuarto, contando entre ellos un triple. Junto a él, el trabajo y la intensidad en el rebote de Joaquín Vidal generaba nuevos tiros para sus compañeros y Ancor García, que había dirigido al equipo estelarmente, lo aprovechó para anotar 2 triples más. El equipo visitante se vio superado por este acierto y por un equipo que espoleado por una afición espectacular, concluyó el tercer cuarto con una ventaja de 21 puntos, 53-22.  

Cabe destacar durante este cuarto y toda la Final a 4, el trabajo y la dureza de Alberto Giner, capaz de torcerse el tobillo y que le pisen la mano, sin quejarse lo más mínimo, pero que sin embargo rompía a llorar cuando le pitaban la quinta falta y sabía que se iba al banquillo sin poder ayudar a unos compañeros, los cuales fueron rápidamente a consolarle. La diferencia en el marcador, hacía a nuestros chicos relajarse en el último cuarto y esto fue aprovechado por los alhameños para reducir un poco las ventajas en el marcador, pero cuando se disponían a anotar una canasta fácil en contraataque apareció un enorme Fran Espín, para colocar un tapón que levantó a todos sus compañeros del asiento. Además un incansable Mario Escamez, seguramente el jugador que más ha progresado este año, dejaba a la estrella visitante en sólo 2 puntos, cuando el día anterior había anotado 27. El resto del cuarto no tuvo mucha historia, ninguno de los 2 equipos lograba anotar con facilidad y esto favorecía a Molina Basket, que terminó llevándose el encuentro, con un marcador de 57-41.

Tras el pitido final, nuestros chicos invadieron la pista y celebraron por todo lo alto una victoria muy merecida junto a sus familiares. Este título es más que una victoria para el club o para estos chicos. Seguramente si el año pasado cuando disputaban la categoría alevín, le hubiésemos dicho que al año siguiente serían campeones, sólo su entrenador Pedro Antonio, conocedor del potencial de estos chicos, se lo creería. Este título refleja el trabajo de un grupo de chavales que han evolucionado de tal manera, que han pasado de no creer en si mismos, a tener fe ciega en que se alzarían con la victoria y que en ningún momento dudaron de ellos mismos.

Dice la RAE acerca de la palabra que da título a este texto, en su primera acepción, que es un "Viaje de larga duración, lleno de aventuras adversas y favorables". Una de estas últimas fue la que esta generación vivió el pasado domingo 14 de Abril de 2019 en un abarrotadísimo pabellón Serrerías de Molina de Segura. Sobre un millar de personas de todas las edades se dieron cita en la grada para apoyar al Frutos Secos Pelluz Molina Basket o UCAM Murcia, o simplemente para observar con neutralidad un auténtico partidazo. Los datos de la temporada así lo aventuraban.

Sin embargo, no existían precedentes entre ambas escuadras, debido a que los murcianos disputaron la liga regular en 1ª División (senior), donde tuvieron un buen papel. Por su parte, los molinenses habían conseguido llegar invictos en la liga junior, playoffs incluidos. En semifinales, tanto los de Javi Piqueras como los de Marcos Martín tuvieron que sufrir para vencer a Real Murcia (78-66) y UCAM Murcia B (72-63), respectivamente. Ambos pasaron más apuros de lo que reflejó el marcador.

El pasado, de color azul. Molina Basket comenzó su periplo victorioso en Alcantarilla, donde fue campeón Alevín en 2013. En 2015, precisamente en el Serrerías, los infantiles que dirigía Antonio Miguel Gómez ganaron a UCAM la semifinal, aunque posteriormente no pudieron con el CB Cartagena del ahora base del Frutos Secos Pelluz MB, Rober Delgado. Y en 2017, ya con Javi, una igualadísima final Cadete cayó de nuestro lado por 62-60 en Caravaca. El único lunar, si puede llamarse así, fue en 2014, cuando UCAM se hizo con la final Pre-Infantil.

Nos centramos ya en la final 2019 y hay que decir que fue un deleite. No ya solamente porque hubo muchas alternativas en el marcador sino porque la intensidad, la calidad y las variantes tácticas enriquecieron un caldo que ya de por sí era muy sabroso. Empezó mejor el cuadro de Marcos Martín gracias sobre todo a los triples del sueco Hugo Waldeck, que a la postre fue el máximo anotador del cuadro pimentonero con 18 puntos y 5/7 T3. Molina se recompuso a base de contraataques y algún que otro triple para llegar al final del primer cuarto con 5 puntos de desventaja (16-21).

La misma diferencia se mantuvo al descanso (32-37). Los murcianos dominaban el rebote, teniendo muchas segundas y terceras opciones en ataque, mientras que los molinenses se dejaban muchos tiros libres por el camino. Los hombres que entraron de refresco dieron un gran relevo. Como muestra los triples de Loren, Andrés y Rober, y un par de rebotes importantes de Salva. Las sensaciones locales no eran buenísimas pero sólo había 5 puntos en contra y toda una segunda mitad por delante.

Tras el paso por vestuarios, la cosa mejoró notablemente para los conserveros. Un parcial de 6-0 puso a los de Piqueras por delante y metió definitivamente al equipo y al público en el partido, para ya no salirse de él nunca. La defensa sobre Costa, Revilla y Sánchez, tres de los puntales visitantes, fue magistral, acabando con 5, 5 y 1 puntos respectivamente. Mucho desgaste aquí de gente como Benayas, Lakatos, Férriz, Ibáñez o Iago. Nuestros interiores comenzaron a dominar los tableros, destacando las 14 capturas de Dani Sánchez y las 12 de Borja León.

Con 50-51 se abría el acto final. Era el momento de la verdad, de no escatimar en esfuerzos. El choque se convirtió en un toma y daca. Un 2+1 de Ibáñez era respondido por el mejor murciano en el último cuarto, David Romero, con un triple. Un triple de Borja contestado con otro de Romero (anotó 5). Hasta que a falta de 1:22, el MVP del partido con 26 créditos (20 puntos, 4/8 T3), Iago Sánchez, convirtió un triple antológico (72-66) que congeló al Serrerías mientras el balón volaba para después convertirse en un increíble rugido. El propio Iago, Férriz y Borja cerraron el histórico 76-66 final desde el tiro libre. UCAM no pudo sumar nada en el último minuto y medio. José Pelluz (disputó la semifinal), Álvaro Sevilla y José Carlos Torregrosa, aunque no participaron en la cancha en la final forman parte de este gran grupo, al igual que Andrés Manzano, Germán Yepes y Pepe Aguilar, grandes artífices del éxito desde la parcela técnica.

Con el bocinazo final, llegaron los abrazos, las lágrimas de alegría, un aplauso eterno desde la grada y la satisfacción porque todas las horas empleadas valieron la pena. Las medallas, el trofeo, el champán. Las fotos, los flashes, los amigos, la familia. Duchar al entrenador. Sentarse en el vestuario y ver estos 8 años pasar.

Niños y niñas esperando en la puerta. Hoy todos quieren ser vosotros, hoy todos quieren ser como vosotros, y ese es el mejor legado que podéis dejarles antes de pasar a ser jugadores adultos pero antes queda una parada... ZARAGOZA OS ESPERA!!

GALERÍAS DE FOTOS

Jornada de Semifinales (JJ Piqueras)

Jornada de Final y 3er/4º puesto (JJ Piqueras) 

Jornada de Final y 3er/4º puesto (Isidro Verdú)

Fotos de Antonio Martínez

 

El pasado domingo comprobamos que Molina Basket sigue gozando de una salud excelente y ante las más que pobladas gradas del Pabellón Serrerías, nuestro club presentó a su casi 30 de equipos, desde los más pequeñitos de apenas 3 y 4 años hasta los seniors.

Con la comparecencia de las autoridades municipales y los responsables de los sponsors, unos 300 jugadores/as desfilaron bajo la impecable batuta del maestro de ceremonias Luis García.

Como colofón, la entidad ofreció un pequeño refrigerio para todos los asistentes.

Podéis ver las fotografías de este día en los dos siguientes enlaces:

GALERÍA DE FOTOS - DE EQUIPO

GALERÍA DE FOTOS - INDIVIDUALES

El pasado domingo comprobamos que Molina Basket sigue gozando de una salud excelente y ante las más que pobladas gradas del Pabellón Serrerías, nuestro club presentó a su casi 30 de equipos, desde los más pequeñitos de apenas 3 y 4 años hasta los seniors.

Con la comparecencia de las autoridades municipales y los responsables de los sponsors, unos 300 jugadores/as desfilaron bajo la impecable batuta del maestro de ceremonias Luis García.

Como colofón, la entidad ofreció un pequeño refrigerio para todos los asistentes.

Podéis ver las fotografías de este día en los dos siguientes enlaces:

GALERÍA DE FOTOS - DE EQUIPO

GALERÍA DE FOTOS - INDIVIDUALES

El pasado domingo comprobamos que Molina Basket sigue gozando de una salud excelente y ante las más que pobladas gradas del Pabellón Serrerías, nuestro club presentó a su casi 30 de equipos, desde los más pequeñitos de apenas 3 y 4 años hasta los seniors.

Con la comparecencia de las autoridades municipales y los responsables de los sponsors, unos 300 jugadores/as desfilaron bajo la impecable batuta del maestro de ceremonias Luis García.

Como colofón, la entidad ofreció un pequeño refrigerio para todos los asistentes.

Podéis ver las fotografías de este día en los dos siguientes enlaces:

GALERÍA DE FOTOS - DE EQUIPO

GALERÍA DE FOTOS - INDIVIDUALES

El próximo domingo 10 de Febrero, a partir de las 18:00 h. en el Pabellón Serrerías de Molina de Segura tendrá lugar la presentación de los casi 30 equipos que en esta temporada ha conseguido reunir nuestro club.

Alrededor de 300 jugadores y jugadoras desfilarán sobre el parqué de la cancha molinense junto a sus entrenadores y monitores deportivos.

Los patrocinadores tendrán un más que merecido homenaje por su inestimable colaboración y ayuda para que este proyecto pueda seguir adelante con la fuerza y vitalidad que tiene.

Os esperamos a todos, familiares y amigos, para dar un gran aplauso a toda nuestra #familiaMB